Deportes

¡Bayern Múnich campeón!

single image

El Bayern Múnich de alzó hoy día con una victoria ante el Werder Bremen que no solo le significaron 3 puntos más sino que el día de hoy se alza como el campeón de la Bundesliga tras haberse reanudado el campeonato en mayo.

Con este resultado, el equipo alemán aseguró su octavo campeonato consecutivo y el número 30 de su historia.El gol del polaco Robert Lewnadowski le aseguró al Bayern Múnich llegar a los 76 puntos en la tabla de posiciones lo que le permitió obtener una ventaja de 10 puntos sobre su inmediato rival el Borussia Dortmund. Y con solo seis puntos por disputar, el campeonato ya tiene dueño.

La Bundesliga hizo un análisis de las principales figuras del equipo. Estos son sus protagonistas:

En buenas manos

Manuel Neuer

Uno de los pilares de cualquier equipo campeón es el portero. Y con Manuel Neuer, Los Bávaros tienen las manos más solventes del planeta. En esta temporada 2019/20, las salvadoras intervenciones del cancerbero fueron la prueba suprema del buen trabajo del número uno del FC Bayern München. Con 14 partidos con la valla invicta, Manuel Neuer se erige como una verdadera muralla infranqueable ante los ataques rivales.

Davies, la revelación bávara

Alphonso Davies

La prolongada lesión de Niklas Süle condicionó la planificación de una defensa que (además de él) tuvo que prescindir en ocasiones de Lucas Hernández, Benjamin Pavard, David Alaba y Jerome Boateng. A pesar de que fue una dura tarea lograr la coordinación en aquella zona, las piezas siempre terminaron encajando, en buena medida gracias a una genialidad de Hansi Flick: retroceder a Alphonso Davies.

El canadiense tuvo una explosiva transición de extremo a carrilero, convirtiéndose en un garante de profundidad y cobertura en todas las facetas de juego del Bayern. Con él, abrazando la línea de cal izquierda, Alaba pudo ser liberado para dedicarse a defender desde el centro, Boateng suplir a Süle, y Pavard asumir la banda derecha, liberando a Joshua Kimmich para volver al mediocampo. El ajuste del plantel cuajó  tanto para mantener a resguardo la meta de Neuer como para liderar furiosos ataques. De allí que ambos carrileros, Davies y Pavard, aportaran siete goles a un ya consolidado y contundente ataque.

Otro punto alto en Los Bávaros fue la experiencia del aún joven David Alaba, quien lideró la defensa con una solvencia y un pragmatismo a toda prueba. Además, logró complementarse rápidamente en la zaga con Jerome Boateng.

Una máquina de creatividad

Joshua Kimmich

Otro pilar fundamental fue el alemán Joshua Kimmich dedicado a limpiar el camino bávaro desde el mediocentro con absoluta prolijidad y un ritmo frenético en cada balón dividido. Kimmich, junto a sus compañeros del mediocampo, desarrolló un juego, simplemente, dominante y en muchas ocasiones avasallador.

A ello, hay que sumarle un efectivo control de las acciones que les permitió a Los Bávaros dibujar un campeonato desde la tenencia del balón. Y cuando el esférico no les pertenecía, supieron sortear a sus rivales con presión alta y en bloque, estrategia que demostró el excelente trabajo físico que desarrolló el equipo a lo largo de la temporada.

Otro jugador destacado fue, sin duda, Thomas Müller. El alemán resurgió y se consagró como el mejor asistente de la historia de la Bundesliga. Con 20 pases de gol, Müller ha jugado uno de sus campeonatos más influyentes en su historia como jugador bávaro.

Artillería goleadora

Robert Lewandowski

Gracias a la velocidad y contundencia bávara, los delanteros dirigidos por Hansi Flick presentaron demasiado nivel como para que el resultado del campeonato fuera distinto. Jugadores como Kingsley Coman o Serge Gnabry fueron fundamentales por las bandas y, más allá de aportar un galope impresionante, ambos jugadores desparramaron recortes, diagonales y una terrible manera de eludir cuanta zancadilla se atravesara en su camino.

Este trepidante ataque bávaro, finalizaba en las botas del polaco Robert Lewandowski, un jugador especialmente letal.