Deportes Noticias

¿Quién es Angela Cullen?

single image

La historia de la Fórmula 1 está repleta de grandes personajes inolvidables como Schumacher, Fangio, Lauda, Stewart, Mansell, entre otros. Pero detrás de ellos tuvieron a hombres y mujeres que hicieron que sus victorias y hazañas sean posible. Hoy conoceremos un poco de la historia de Angela Cullen, el ángel de Lewis Hamilton.

Quizás su nombre sea poco conocido para la gran mayoría pero para Hamilton y su equipo, ella ha sido clave para el gran desempeño del piloto. La historia de Cullen comenzó cuando conoció el trabajo del doctor Aki Hintsa en la academia Hintsa Performance.

Pero ¿quién es Aki Hintsa?

Este doctor finlandés fue el responsable médico de, nada más ni nada menos, del equipo McLaren. A su cargo, estuvieron el cuidado de 12 pilotos. Tras dejar la F1 en 2013, en Ginebra, fundó su academia en la que buscó formar a nuevas generaciones con un enfoque específico: el bienestar. Aquí es dónde entra en escena Cullen:

“El modelo de bienestar y filosofía de Hintsa, que entiende que ‘el desempeño es un subproducto del bienestar’, resonó en mí y reflejó mis creencias e ideales de comprensión del desempeño humano. Fue entonces cuando decidí incorporarme como fisioterapeuta y entrenadora de rendimiento en Hintsa Performance”.

Cullen y Hamilton

Cullen formó parte de la academia de Hintsa en 2015 y un año más tarde fue nombrada para el equipo de Hamilton. Desde su llegada, el trabajo de Cullen no se limitó a cuidar de la salud física del piloto sino que terminó convirtiéndose en un pilar de apoyo, tanto en los buenos momentos como los malos.

Cullen hace de Hamilton un deportista de élite pero también lo cuida. Con 46 años esta mujer, reparte su vida profesional con la familiar. Sus días están mezclados entre su compañero y sus tres hijos, así como en los grandes premios.

Cullen es una de las personas de mayor confianza. No en vano llegó a decir: “Así que pensé que tenía que encontrar un preparador físico. Angela había estado trabajando un poco en casa, así que le pregunté si quería viajar conmigo. No sabía que íbamos a tener la mejor sociedad de la historia”.